Quizá no seas uno de los 65 millones de usuarios de Wattpad, o a lo mejor no sabes siquiera de lo que te hablamos, pero esta plataforma de escritores está revolucionando la industria editorial e incluso el más hermético sector de la distribución de cine.

Empecemos explicando que Wattpad es una plataforma que aloja la obra de muchos escritores que exponen allí sus creaciones, ya sea capítulo a capítulo, como los antiguos folletines decimonónicos, o bien poniendo al alcance de los lectores la obra completa. Y cuando decimos “muchos” queremos decir exactamente eso, pues en Wattpad hay más de 2,5 millones de escritores aportando contenido con asiduidad, y se habla de más de 400 millones de historias alojadas allí a día de hoy.

Son cifras que marean, pero que explican el éxito de una plataforma con funcionalidades de red social donde los usuarios pueden seguir a sus autores preferidos, recibir notificaciones con sus novedades y actualizaciones y hacerlo, además, completamente gratis.

¿Pero cómo es posible que una plataforma de contenidos gratuitos se convierta en un fenómeno económico? Intentaremos explicar este extraño caso donde la gratuidad precede al éxito editorial o cinematográfico… por supuesto de pago.

A pesar de que se diga que en Wattpad sólo podrás encontrar obras de eso que llaman fan-fiction (precuelas o secuelas de nuestras sagas favoritas) o historias ñoñas dirigidas a un público fundamentalmente adolescente,  las editoriales ya están participando activamente en la plataforma, que amplia sus horizontes de contenido a marchas forzadas. Y todo por fenómenos de éxito como After, de la autora Anna Todd, una novela ciertamente romántica que acabó por convertirse en un éxito de ventas y que ha vendido sus derechos nada menos que a la Paramount.

De Amazon a Wattpad; de Latinoamérica a Europa

El camino de migas de estas obras y de la atención que Wattpad está recibiendo por parte de las editoriales empezó hace ya unos años con las obras autopublicadas en digital en Amazon, muchas de las cuales provenían de Wattpad y alcanzaban muy asiduamente los primeros puestos en las listas de ventas del gigante internético.  Muchas editoriales decidieron apostar entonces por lo que en el mundillo ya se conoce como “Wattpaders”, es decir, autores y autoras que colgaban sus obras en Wattpad, ofreciéndoles el camino de la edición tradicional y descubriendo que, a pesar de la gratuidad inicial, las obras publicadas en papel reproducían el éxito digital, produciendo pingües beneficios a las editoriales sin importar que ya hubiesen sido consumidas o leídas previamente en Wattpad. Se trata de un fenómenos que en España no ha encontrado aún la velocidad de crucero de otras latitudes, pero que, por ejemplo, está funcionando de perlas en Latinoamérica, de donde proceden, de hecho, muchos de los contenidos literarios de la plataforma.

Hay ya bastantes ejemplos de fulgurantes explosiones de éxito lector y editorial, pero destacan sobre todo las experiencias de Myriam Ojeda, con Si tan fuera sólo sexo de Hadha Clain con Por una cama de princesa, o de Lydia C. Ramírez Blytherose con Lady Sophia, obras que tienen en común la autoría femenina y el contenido amoroso o romántico, temática que define la mayoría de obras de la plataforma, y editadas todas ellas por Ediciones Coral.

Pero lo cierto es que, más allá de la calidad de las obras (en general, los críticos hablan de obras literarias poco maduras o de calidad dudosa), las editoriales empiezan a poner sus ojos en Wattpad en busca del último pelotazo literario, buceando en las votaciones y los comentarios sobre las obras y las autoras, rastreando cual sabuesos literarios aquellas que provocan una mayor interacción o polémica, las novelas que demuestran su capacidad para convocar a una comunidad de lectores y lectoras alrededor suyo. ¿El objetivo? Encontrar un público nicho que demuestre fidelidad y que reproduzca el fenómeno fan, de forma que las obras se vendan en papel y en e-book a pesar de estar disponibles en Wattpad.